ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Muchedumbre de jugadores, ludópatas, enfermos, viciosos y perturbados, devoradores de panchitos, cortezas, conos 3D y demás bazofia de LYDL
Web
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» Busco juegos de segunda mano...
Jue Oct 05, 2017 10:13 am por Capitán Manzanares

» Lecturas cófrades a comentar
Jue Oct 05, 2017 8:04 am por REVERENDO FOXX

» Algún master de ánima?
Jue Oct 05, 2017 7:48 am por REVERENDO FOXX

» NIGGU JOCS (fin de semana del 9 - 10 de Septiembre)
Mar Ago 29, 2017 11:23 am por REVERENDO FOXX

» La cámara de hibernación
Sáb Ago 19, 2017 7:39 pm por REVERENDO FOXX

Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
CalendarioCalendario
Mejores posteadores
REVERENDO FOXX
 
Arsenio
 
Rubia 2
 
el errante
 
Tirano Panda
 
Rubia 1
 
Moskirou
 
Cuñao
 
Enrike
 
Maese Nando
 

Comparte | 
 

 LA ORDEN DEL CREPUSCULO DE PLATA. (Edición integra; el Montaje del director)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
REVERENDO FOXX
Dios Divino
Dios Divino
avatar

Cantidad de envíos : 614
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Localización : Carcelona por desgracia

MensajeTema: LA ORDEN DEL CREPUSCULO DE PLATA. (Edición integra; el Montaje del director)   Lun Dic 28, 2009 9:46 pm

Fecha de inicio de la campaña: 17 de Enero de 1923 en Boston, Nueva Inglaterra.

La acción se inicia en la vivienda de Simón Sorollosa, reconocido galeno de la ciudad, el gusta de compartir una taza de té (muy a lo ingles) con sus amigos.

La tarde de la fecha le acompañan la Sra. de Elephant, Alexandra y Pancho Delgado, amigos en común y recientemente sumergidos en la investigación de un caso relacionado con un pintor de la ciudad.

También se haya presente Gustav Von Mamuth, un enérgico militar retirado que participó en la Gran Guerra del cual se cuenta que, en los momentos álgidos de la batalla, bajo el fuego enemigo en las trincheras, se mondaba los dientes con los huesos de los compañeros caídos.

El caso es que hallándose los cuatro afablemente compartiendo el té, las pastas y demás delicias, encuentran un tema de conversación en común: la recientemente inaugurada Orden Hermética del Crepúsculo de Plata.

Esta agrupación de claro corte masónico ha sido instaurada en Boston con gran éxito. Erectivamente, muchos de sus acólitos son miembros de la más alta sociedad de alcurnia de Boston.

Dicen que la curiosidad mató al gato y hete aquí que nuestros cuatro esforzados aventureros se desplazan a la sede para saciar la susodicha.

Tras ser recibidos cortésmente por un criado de librea, son instruidos por un miembro de la Orden que, bajo su túnica gris, es un dechado de cortesía.

El hermano Zakarias les muestra la ostentosa mansión que alberga la orden: suelos de mármol, paredes paneleadas de ricas maderas, arañas de cristalerías increíbles y demás lujos hacen que los Elegidos valoren el poder económico de la asociación.

A destacar un singular sistema acústico en toda la mansión, que reproduce elegantemente un fondo musical…¿hasta dónde ha llegado el grado de exquisitez de esta gente?

En la cocina, tienen un curioso encuentro: un caballero de apellido Stanford, pulcramente vestido con traje y pajarita, les observa indagar y presto desaparece tras saludar cortésmente. No obstante deja una impronta en los jugadores: sus singulares ojos dorados. Sorollosa no recuerda jamás haber visto algo así en sus años de carrera médica.

Son despedidos con cordialidad e invitados a ingresar en la Orden. Allí cabe todo tipo de conversación: arte, política, filosofía, o sencillamente banalidades ciudadanas. Y todo por la “módica” cifra de 30 dólares al mes….¿quien se puede resistir? A la sazón de poder compartir también, algún que otro festín pantagruélico.

No contentos, se apostan en el vehículo de Simón y estudian la mansión a la hora de salida de los acólitos. Todo parece normal.

Al día siguiente y tras unánime deliberación en conjunto, Delgado contacta telefónicamente con la orden y concreta el ingreso de los cuatro, que se fecha para el Viernes 21.

Aun así, el equipo comienza a trabajar. El marido de Alexandra, Bill, indaga en los archivos policiales acerca de Stanford y John Scott, Noble Filosofo y líder de la Orden con nulos resultados.

Simón investiga en un cercano restaurante a la sede acerca de los chefs de la misma también con escaso éxito.

No obstante, nuestro amigo boliviano si que tiene más fortuna en sus indagaciones en la biblioteca y los archivos del Globe:

-No encuentra esta organización en ninguna afiliada a la orden masónica.

-Encuentra referencias de una agrupación, los Caballeros del Crepúsculo de Plata en un tratado de demonología.

- Un artículo de 50 años de antigüedad, certifica que un tal “John Scott, notorio brujo de Nueva Inglaterra” fue desposeído de su granja, asaltada y abrasada por una enloquecida turba.

Tras cotejar información y demás vituperios, los Elegidos esperan al Viernes para adentrarse en los misteriosos vituperios de la Orden, siendo ordenados como neófitos de la misma…¿Qué les espera en el ritual de iniciación?.....

Todo esto y mucho más en tres semanas..


RESUMEN DE LA JORNADA DEL 28 DE NOVIEMBRE…

Los investigadores han aceptado afiliarse a la Orden Hermética del Crepúsculo de Plata.
Pancho, Gustav y Simon son conducidos a la primera planta en donde se les entrega sus negras indumentarias, y se les notifica de sus derechos y deberes para con la orden: de mientras, Alexandra espera pacientemente en el salón. Como ya se le notificó, ella no puede ser ordenada, participando solamente como dama de la caridad del Crepúsculo de Plata.

Con los ojos vendados se les conduce a la sala de iniciación, en donde prestan solemne juramento sobre los preceptos de la orden a John Scott, Noble Filosofo de la Orden. Tras quitarles las vendas, comprueban asombrados que están en una sala de grandes dimensiones, en donde se hallan un gran número de hermanos sentados contemplando la ceremonia.

Un gran estrado en el que oficia el Noble Filosofo, preside la pieza, tras el cual se halla una cortina de terciopelo granate. El techo de la sala, esta hábilmente decorado con miríadas de lucecitas a guisa de estrellas, las cuales, otorgan al conjunto un ambiente sidéreo .

Finalizada la ceremonia se reúnen con la Sra. de Elephant y el resto de hermanos en el comedor, disfrutando de un suculento festín. El Noble Filosofo preside el pábulo. Alli traban conversación con el doctor Edward Call, un coligado algo singular.

Tras retirarse Scott, la manducatoria da a su fin. Los esforzados investigadores aprovechan para visitar la biblioteca en el piso superior pero no encuentran nada.
Al dia siguiente, La Sra. de Elephant, Von Mamuth y Sorollosa visitan la entidad por la mañana sin conseguir nada substancial.

Por la tarde regresan en compañía de Delgado y aprovechando un descuido, Von Mamuth se cuela en la sala de iniciaciones, descubriendo una puerta detrás de la cortina. No obstante, es pillado con las manos en la masa por un criado, siendo invitado a abandonar la estancia.

Al poco, los cuatro coinciden en el salón con otros hermanos y el doctor Call, iniciando interesante plática. No obstante, son bruscamente interrumpidos por una tremenda detonación que surge del servicio. Gustav, aquejado por un agudo ataque de meteorismo, causa una hecatombe en el excusado de la Orden, cayendo en estado de shock. Los criados fuerzan la puerta y el hedor y el espectáculo que allí se presenta no puede ser mas nauseabundo. Varios hermanos caen desvanecidos, presa de la mas inmunda pestilencia que imaginarse pueda. Rapidamente son todos evacuados de la orden y se precinta el retrete a causa de la enorme carnicería allí conseguida. Gustav es ingresado con pronóstico reservado en el Hospital General, totalmente colmado de heces, sangre y demás materias fecales. Su recto ya es como el Tunel del Cadí.

Sus compañeros le conceden tres días para recuperarse.

Y por fín, el Lunes siguiente, bajo una terrible borrasca, se aventuran por la noche al asalto de la mansión.

Fuerzan una de las puertas traseras de la cocina, y garbosamente penetran en la residencia.
Descienden a golpe de linternas hacia el sótano. Se adentran en una enorme sala, plagada de humedad, escavada en la roca. Al final de la misma, descubren una puerta, abriéndola y encontrando otra sala mas pequeña pero de idénticas características. En el medio, se yergue un extraño montículo de piedra de apariencia desconocida. Al final de la sala, otra puerta les espera. La brava Alexandra fuerza el antiguo candado y cruza el umbral. Otra sala de idéntico tamaño les espera. En esta ocasión, aunque también escavada en piedra, está decorada con azulejos de color azul, del suelo y llegando hasta media pared.

La Sra de Elephant con el corazón en el puño y con su linterna a medio rendimiento, descubre una piedra medio salida, y tras accionarla, descorre una sección de suelo, mostrando unas escalinatas que siguen descendiendo hacia lo desconocido.

No se arredran los muchachos y bajan por la angosta y resbaladiza escalera. Llegan a un estrecho túnel excavado en roca viva, en el cual y a ambos lados hay oquedades para investigar. En una de ellas descubren una vetusta mesa sobre la cual se halla un manojo de antiguas llaves. En otra, una especia de despacho les aguarda. Examinan los cajones de la mesa, hallando solamente una caja de cerillas. Una puerta cerrada les corta el camino por allí. Intentan forzarla pero no pueden.

Prosiguen por el túnel, descubriendo una especie de altar, tras el cual una cortina encierra mas misterios. En el altar se descubren unas oscuras manchas desconocidas. Alexandra, temblando de estupor y rezando a su marido, desplaza la cortina, revelando un inquietante bajorrelieve de naturaleza desconocida. No puede evitar el lanzar un grito. La visión es temible. Tras el momento de pavor, monta su cámara fotográfica (analógica) y toma una placa del grabado.

Al final del túnel descubren una enorme sala. Como si de una caverna se tratara, es sustentada por unas ciclópeas columnas, representando enormes plantas retorcidas y leguminosas. Ingentes, retorcidas, amenazantes, se alzan hacia el techo, como si de un bosque alienígena se tratara.

En el centro de la caverna, una abertura muestra a los jugadores una nueva escalinata que sigue descendiendo…¿hacia donde?

¿Qué les depara esta nuevo descenso hacia la oscuridad? ¿Conseguirán desentrañar el misterio de la Orden del Crepusculo de Plata?.....

En tres semanas será revelado….

Resumen del 19 de Diciembre

Como recordarán nuestros lectores (¡¡ah, pero…¿esto lo lee alguien?!!) en la anterior jornada los investigadores se encaminaron hacia las profundidades a través de unas angostas escaleras en los sotanos de la mansión.

Con arrojada Sra. de Elephant en cabeza, no tardaron en llegar al final de las mismas, encontrándose en lo que parecía una representación del infierno de Dante.

Una enorme sala excavada en roca viva se presentaba ante ellos. En el suelo, se adivinaban numerosas tapas metalicas circulares semejantes a las de las alcantarillas. En las paredes habían celdas de añejos barrotes, guardando en su interior lóbregos secretos. Todo el conjunto se adivinaba amenazador y ominoso.

De repente, una enloquecedora cacofonía de gritos y lamentos se alzo en la inmensidad de la sala, provocando angustia y pavor en los jugadores.

Simon, acompañado de Von Mamuth descubrió una oquedad en la pared.
Pancho se acercó a una de las tenebrosas tapas, y a través de las rejas, percibió una fuerte exhalación sulfurosa.

Ante esto y acompañado de la brava Alexandra, se introdujeron en la oquedad precediendo a Gustav y Sorollosa, dejando detrás la atmosfera de horror y oscuridad.

Los 4 compañeros llegaron a una sala hexagonal, en la cual vieron dos estanterías con unos curiosos frascos de cristal, llenos de un extraño polvo grisáceo.

Unos estaban enmarcados como “custodios” y otros como “materia”…¿Qué podría ser aquello? Con total arrojo, se guardaron algunos frascos de diferentes estanterías para examinarlos posteriormente.

Continuando por otro estrecho pasillo, llegaron a otra sala en la que encontraron varias túnicas amarillas, algunos instrumentos de tortura (incluyendo un sarcófago que no se atrevieron a abrir), unas extrañas frases cinceladas en la pared, las cuales Alexandra copio en su libreta.

En el suelo, también cincelado, un pentagrama parecía perfectamente alineado en el centro.

Con los frascos y la extraña formula, abandonan los sotanos de la mansión y deciden explorar la segunda planta.

La Sra. de Elephant se adentra por la puerta secreta descubierta por Von Mamuth en la sala de Iniciaciones, mientras que Sorollosa y Delgado hacen guardia.

Es cuestión de minutos cuando Pancho descubre a través de la ventana, como un coche aparcado delante de la mansión apaga las luces y de el salen dos hombres que se encaminan hacia allí.

Dando la voz de alarma, los cuatro compañeros abandonan la estancia y se encaminan rápidamente hacia la puerta forzada de la cocina.

Salen por allí mientras los dos desconocidos entran en la mansión por la puerta delantera.

Se lanzan en enloquecedora carrera hacia la verja de salida, atravesando la mojada hierba. Al doctor se le ocurre practicar aquaplaning y da con sus esforzados huesos en la húmeda superficie.

Alexandra, con las faldas remangadas y exhibiendo sus coquetas bragas de encaje, traspasa la verja elegantemente.

Pancho manteniendo la compostura lo hace con la debida decencia, pero Gustav tiene un percance y se desmorona delante de la puerta de salida, causando un cataclismo geográfico. Los misteriosos visitantes le dan el alto, pero Von Mamuth se levanta como una centella, y descargando dos disparos a sus espaldas, inicia la carrera traspasando la verja en ultimo lugar.

Los investigadores suben estrepitosamente en el coche de Sorollosa y abandonan el lugar en desbandada.

Al dia siguiente se inician las pesquisas.

Simon inocula el polvo conseguido en varios hamsters, causándoles la defunción inmediata.

Pancho entrega parte del polvo al catedrático de química para su examen, al mismo tiempo que muestra las extrañas frases a su colega de latín, el cual identifica algunas palabras sueltas en este idioma.

La Sra. de Elephant lleva a rebelar las placas conseguidas y al mismo tiempo pide a su marido que inicie una investigación en la Orden.

Von Mamuth a la sazón prepara su mas devastadora artillería.

Bill Elephant se entrevista con el comisario en jefe, Murdoc McCloud y le describe los horrores de la residencia, aunque oculta la identidad de su informador. McCloud le pide total discreccion y le promete encargarse personalmente del caso.

Esa misma noche, Alexandra despierta de un pesado sueño, y descubre horrorizada a cuatro hombres de negro, que están degollando a su fornido marido. En una fracción de segundo y superado su pánico inicial, calcula cuanto le va a quedar de prestación de viudedad. Pero uno de los alevosos asaltantes se da cuenta de que ha despertado y se alza hacia ella para dar fin a su vida.

Alexandra, recordando sus clases de Puching Ball por correspondencia, propina un zamarrazo al asaltante dejando al desgraciado para el Cotolengo del Padre Alegre.

Aullando como una posesa, salta del lecho y se encamina hacia la salida (en picardias), no obstante no puede evitar que uno de los malvados le arroje un puñal, impactando cerca de su costilla numero 23.

Pringada de sangre y berreando como una perra, abandona el domicilio familiar y se arroja a la calle, en dirección a la casa del profesor Delgado.
Llega exhausta y cae en los brazos de Pancho (que romantico) mientras le cuenta temblando y en estado de shock todo lo acontecido.

Su pulso se debilita y el profesor se lamenta por la cantidad de sangre que mancha el suelo de su inmueble.

¿Qué pasará? ¿Morirá la Sra. de Elephant? ¿Cobrará la viudedad integra? ¿Quiénes son los taimados salteadores de negro? ¿Qué horribles secretos esconden los sotanos de la Orden del Crepusculo de Plata? ¿Y que hay en la segunda planta? ¿Por qué permanece cerrada al publico?

La resolución de la aventura se verá en unas cuentas semanas…… (Ay que joderse)

Resumen del 28 de Diciembre

En el episodio anterior…..

Como recordaran, la bella Alexandra caía en los brazos del bizarro Pancho después de escapar al degüello de su fornido marido Bill por unos misteriosos asaltantes.

Pues bien, al dia siguiente y con la calma, tras acudir cada uno a sus menesteres cotidianos (menos la “afectada” viuda de Elephant) a Pancho se le informa que el incomprensible polvo que llevó a analizar, básicamente está compuesto de materias orgánicas humanas. Ya bien entrada la tarde, la viuda de Elephant denuncia el caso a los chicos de azul y acude al piso acompañada de Delgado y el doctor Sorollosa.

La visión del mutilado cuerpo de Bill causa mella en el galeno y el profesor, no asi en su mujer, que ya estaba acostumbrada a las francachelas del fallecido.
Acuden los agentes del orden y toman debida nota de todo lo que registran allí ( se incluyen muestras de los vómitos del agente n.2).

Abandonan el apartamento y al poco aparece el medico forense que ordena el levantamiento del cadáver (casi con poleas de titanio)

Alexandra se despide dignamente de su marido y presa del dolor, se rasga las vestiduras delante del apolíneo profesor (la blusa, concretamente)

Alexandra, Pancho y Simon acuden mas tarde a la Orden, pero se les niega la entrada debido a que la policía esta investigando un misterioso robo que ha acontecido la noche anterior.

A todo esto, Gustav desmonta su domicilio montando una barricada pensando en su seguridad personal. Ametralladoras, misiles intercontinentales, claymores, minas de contacto, recortadas de mira laser y demás artilugios militares pueblan su salón por doquier.

Es tanto el jaleo que arma que al rato, se presentan dos agentes de la policía avisados por los aterrorizados vecinos.

Von Mamuth no se arredra y las planta cara. Les desarma, y de sendas patadas les revienta la mandibula y los deja de pronóstico reservado.

Con que no se fían ni de su master, los otros tres se han buscado un modesto hotelito para pasar la noche (costeado por Sorollosa, como no) y hacia allí se encamina el alevoso guerrillero danes, artillería bajo el sobretodo.

Les explica sus desmandadas y les incita a abandonar el hotel para buscarse otro, no obstante sus compañeros no le hacen caso y se quedan en el mismo.
Pison…perdón, Gustav les abandona y se tira al arrollo. Sin saber donde ir, acaba como un indigente durmiendo en una triste arboleda en las afueras de Boston, totalmente al raso.

Mientras sus compañeros descansan plácidamente, a él le asaltan una banda de kanis a los que pone al a fuga después de abrirse la gabardina en plan exhibicionista armamentístico.

Pero no acaban sus penas ahí; abandona el lugar y da con sus huesos en un desagüe en un polígono de fabricas. En el mejor de los sueños, una rata almizclera hunde sus incisivos en su rolliza pantorrilla, causándole asco y estupor. Por si acaso, abandona el sucio paraje y se encamina hacia el mas cercano hospital, en donde ingresa directamente en el pabellón psiquiátrico a la vista de la artillería transportada y los delirios militares que le rotan por la cabeza.

Al dia siguiente, la investigadora acude al laboratorio para recoger la foto tomada del bajorrelieve del subterráneo, no aportando nada nuevo.
Los tres se preguntan donde está el danes, pero se consuelan porque al menos no puede armarla.

Acaban de pasar el dia sin novedades importantes y vuelven al hotel para pasar la segunda noche (por cortesía de Simon)

Al dia siguiente, a Delgado le aborda el profesor de latin que le tradujo la inquietante frase copiada de las paredes, y le comenta que la ha encontrado en un antiguo grimorio del Medievo, concretamente se trata de un hechizo de resurrección.

A Pancho se le enciende su boliviana bombilla, y relaciona los frascos recogidos con el hechizo.

Ni cortos ni perezosos, a última hora de la tarde, suben a la azotea de Delgado y, tras trazar un pentagrama en el suelo (a lo cutre, con una tiza) vierten los contenidos de los frascos “materia” Y “custodios” dentro de él.

Haciendo aspavientos y danzas tribales, el bizarro profesor brama el hechizo y consigue que los polvos se reagrupen en dos formas, una totalmente humana y otra no tanto.

Mientras la medio forma se tambalea y se retuerce entre estertores, la forma completa se abalanza sobre el boliviano derribándolo de un certero aplastamiento en el cuello.

La viuda de Elephant descarga su Derringer sobre la criatura con nulos resultados.

El ser se abalanza sobre ella pero consigue deslizarse tras la puerta de la terraza, dejando a Sorollosa como único consciente.

Ëste ha borrado el pentagrama pero no hay resultado aparente. Se acerca al cuerpo del profesor y le substrae su poderosa pistola de chispa, disparando sobre el ser mal formado.

Nada sucede, pero claro, el otro se abalanza sobre el desafortunado doctor, propinándole tal zamarrazo que no le sobreviven ni las gafas. Antes de morir, Sorollosa cae en la cuenta de que su verdugo tiene la cara marcada, al igual que John Scott…¿porqué?

Alexandra que valientemente ha vuelto a la terraza, recita de nuevo el hechizo pero no parece tener efecto. Vuelve a apuntar su arma, pero el machote la pilla de los pelos y le hace dar mas vueltas que un trompo. Antes de que caiga en la oscuridad de la muerte, la detective encomienda un último pensamiento a su amado marido, el agente Elephant, con el cual se reunirá prontamente por obra y gracia del Espiritu Santo.

Y asi acaba todo. Tres cadáveres en una terraza boliviana. Un militar danés encerrado en un psiquiátrico. Y una tenebrosa orden que continuará sus desmanes por el mundo…

¿Es que no hay nadie con los suficientes arrestos para desmantelar a esta peligrosa secta? ¿Tendré que irme a Kritik, para reclutar nuevos personajes que estén en su sano juicio…?


Todo esto y mucho mas en unas semanas….

_________________
"Nada vale la pena de ser encontrado sino lo que jamás ha existido aún." PIERRE DE CHARDIN


Última edición por REVERENDO FOXX el Mar Ene 05, 2010 8:29 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lacofradia.webcindario.com/
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: LA ORDEN DEL CREPUSCULO DE PLATA. (Edición integra; el Montaje del director)   Mar Ene 05, 2010 2:43 pm

Holas!!

Que buena partida, bien contada y divertida.
Me lo he pasado muy bien leyendo las aventuras de los investigadores. Y me ha gustado esa ultima pregunta que apuntas cuando por desgracia el grupo fracasa: "¿Es que no hay nadie con los suficientes arrestos para desmantelar a esta peligrosa secta?"

Yo estoy en la misma que vosotros. Estamos jugando a las Sombras de Yog-sothoth y ahora estamos en el capitulo de la Orden Hermética. Todo y que la campaña la estoy modificando algo (bastante) con respecto al libro publicado, para adaptarlo al tiempo que disponemos para jugar y a la idiosincracia (mas bien estúpida) de mis jugadores Laughing espero que el enlace os sirva también para leer un rato y divertiros. Estoy colgando la crónica de las sesiones en: http://ledemaas.blogspot.com

A ver si mis investigadores consiguen desmantelar a esta peligrosa secta.......

Un saludo para todos. Wink
Volver arriba Ir abajo
 
LA ORDEN DEL CREPUSCULO DE PLATA. (Edición integra; el Montaje del director)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Caballero de Plata Spartan by etgovac
» Cambios en las normas del draft; orden de los sobres
» Resultados y Replays Tn Clase 2 - 5º Fecha Mar Del Plata
» Cascos edición especial MW3
» Habrá una edición especial con toda la colección de Metal Gear Solid

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Cofradia de Rol :: ¡¡A LA RICA PARTIDA…!! :: Anecdotario de partidas-
Cambiar a: